domingo, 22 de noviembre de 2015

Canción de cuna para un cadáver (Hush, Hush, Sweet Charlotte, 1964, de Robert Aldrich)

Robert Aldrich nos sorprende con una película que trata un tema muy desconocido: el daño que puede hacerte tu familia. Esta vez, Bette Davis es la buena, y Joan Crawford no quiso aceptar el papel de mala, así que se lo dieron a la gran Olivia de Havilland. Un crimen del pasado hay que resolver, y todos los tiros apuntan a Charlotte (Bette Davis), presunta asesina de su novio juvenil. Un final que nos deja con la boca abierta.

MUY BUENA

 Canción de cuna para un cadáver
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario